En el marco de las marchas permanentes y multitudinarias movilizaciones del pueblo colombiano en defensa de la Paz, exigiendo Acuerdo Ya; rebosantes de alegría y creatividad, caracterizadas por el hermoso despliegue del multicolor juvenil, étnico, político, de género y multicultural, el país confluye en torrentes cada vez mayores de gentes dispuestas al respeto por la diferencia y la diversidad, dispuestas a la tolerancia por la divergencia, el interés de comprensión del otro, el entendimiento y la convergencia con el contrario; todos unidos por la Fe en la Paz con justicia social, por la decisión de construirla ahora mismo y decirle a la Guerra Nunca Más.

Desde los diferentes y más remotos rincones de la geografía de nuestra Colombia profunda se hacen sentir las voces y voluntades de mujeres y hombres, jóvenes y ancianos, personas de las más diversas clases y condiciones unidas en un coro armónico que canta a la Paz como transformadora de realidades y condición fundamental para la construcción de la Nueva Colombia, próspera y reconciliada, capaz de ofrecer lo mejor de sí a sus nuevas generaciones y al mundo.

Por ello los reclusos del pabellón 4º de la penitenciaría La Picota nos sumamos con ahínco a las vigilias y peregrinaciones por la paz que se vienen realizando en los campos de las distintas regiones del país, para lo cual realizaremos nuestra propia vigilia desde adentro, también como acto de petición de perdón a la población a la que de una u otra forma hemos afectado con nuestras acciones, convencidos que la reconciliación de la nación colombiana también pasa por las prisiones, donde inocentes y culpables padecemos por igual la ignominia de la crisis carcelaria y penitenciaria; pues los males de una civilización se expresan en cómo trata a sus ancianos, enfermos y presos, y por lo tanto, sus mayores virtudes también habrán de manifestarse en el amor, el cuidado y el perdón respectivo para con aquellos.

Así mismo hacemos un llamado fraternal a todas las reclusas y todos los presos del país para que se sumen desde sus lugares de confinamiento con vigilias y peticiones de perdón y reconciliación a las y los colombianos, que en el contexto de la paz, habrán de concederle a sus presos y reclusas gestos de bondad, si nos hacemos merecedores de ello con humildad y actos de restauración moral y material.

Que las reclusiones, cárceles y penitenciarias de Colombia sean escenarios de vigilia, reconciliación y perdón, y así mismo se conviertan en territorios de paz.

Presos Sociales y Prisioneros Políticos del patio 4º

Penitenciaría la Picota

Colectivo de Prisioneros Políticos

Columna Domingo Biohó.

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas