¿Qué va desde el Primero de Mayo de 1886 y la Huelga Obrera de Chicago, al Primero de Mayo de 2016 y los Diálogos de Paz en Colombia?

Van 130 años de expansión del sistema-mundo capitalista, de acumulación de capitales en sus fases de apropiación del plus-valor generado por los trabajadores fabriles asalariados, pasando por su fase de expansión imperialista hasta su fase actual de acumulación por vía de la especulación financiera transnacional. El colonialismo de las metrópolis de la Europa occidental y Norteamérica, sobre las naciones y territorios del sur global, las guerras mundiales, las invasiones imperiales a múltiples países de Europa oriental, Asia, África y Latinoamérica. La explotación de los recursos naturales hasta la extenuación del planeta y la puesta al límite de las condiciones para la supervivencia de la vida sobre su superficie.

Y en esencia… ¿cuál es la condición de los trabajadores del mundo?

Igual que en aquel entonces, “Un ejército de trabajadores asalariados esta desocupado. (Y) El capitalismo esconde sus garras de tigre detrás de las murallas del orden” -como lo dijera August Spies en las páginas del periódico Arbeiter Zeitung, en el preámbulo de aquella huelga histórica en Chicago-; y así mismo, hoy como en aquel entonces, la lucha legítima de la clase obrera es brutalmente reprimida mediante el montaje, los juicios amañados y el asesinato.

Pero también, la dignidad, la firmeza inclaudicable, el compromiso y la valentía sostienen la voluntad de lucha de los pueblos y de sus líderes y lideresas más destacadas. Ayer fueron ahorcados los líderes anarquistas (mártires de Chicago) y hoy van más de 113 líderes y lideresas de la Marcha Patriótica asesinados, entre cientos y cientos de mártires más que en Colombia, Latinoamérica y el mundo enfrentan el modelo de explotación capitalista, en su formal neoliberal y globalizada actual.

Igualmente, así como para el movimiento obrero internacional la fecha del Primero de Mayo se convirtió en un día de conmemoración para recordar a los “Mártires de Chicago” y para reivindicar la jornada de ocho horas de trabajo; hoy para el movimiento social y popular que busca superar 60 años de conflicto social y armado en Colombia, es una necesidad “derrotar definitivamente las poderosas minorías que se empecinan en la guerra como la más eficaz de las herramientas para mantener sus privilegios” (tal como lo señala el comunicado del Estado Mayor Central de las FARC-EP). Así como debe ser uno de sus principales objetivos “crear un potente movimiento político y social en defensa de los acuerdos y por el cumplimiento de los mismos, como única garantía para avanzar en la perspectiva de las grandes transformaciones que demanda la Colombia actual”.

La lucha humanista y revolucionaria exige una vigorosa conciencia y la unidad de la clase obrera y trabajadora para que la estrategia de la paz conquiste los cambios substanciales que el país requiere con urgencia.

Colectivo de Prisioneros Políticos de Guerra de las FARC-EP

Columna Domingo Biohó.

Patio 4 La Picota

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas