La Corporación Solidaridad Jurídica, organización sin ánimo de lucro, legalmente constituida, defensora de los derechos Humanos y del D I H., emite denuncia pública ante los organismos de derechos humanos y ante la comunidad nacional e internacional contra el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC), por los hechos ocurridos el día de ayer, 25 de febrero de 2016, en el COMPLEJO CARCELARIO Y PENITENCIARIO METROPOLITANO DE CÚCUTA- “COCUC”, en donde falleció el interno DARWIN YACOBI GUTIERREZ GANTIVA, debido a un incendio producido al interior de su celda y sin recibir la atención y el auxilio oportuna por parte de la guardia de custodia y vigilancia. Rechazamos rotundamente estos actos soberbios y responsabilizamos al INPEC por la muerte del interno Darwin Yacobi, quien falleció en la soledad de su celda ante los ojos cómplices del INPEC.

L@s pres@s del Centro Penitenciario de Cúcuta norte de Santander Colombia, denunciamos ante la opinión pública nacional e internacional que hacemos responsables a:

*Procuraduría General de la Nación, Regional Norte de Santander, Dr Juan Carlos Bautista.
*Defensor del pueblo Regional Norte de Santander y defensor delegado para la cárcel, Dr Benito.
*Dirección General del Inpec, Bg Jorge Luís Ramírez Aragón.
*Dirección Regional Oriente del Inpec, María Alexandra García Forero.
*Director del COCUC, German Rodrigo Ricaurte Tapia.
*Comandante de Vigilancia del COCUC, José Joaquín Peña Alfonso.
Esto debido a las TORTURAS, TRATOS CRUELES, INHUMANOS Y DEGRADANTES Y DE LA MUERTE DE DARWIN YACOBI GUTIERREZ GANTIVA, PRODUCTO DE GRAVES QUEMADURAS EN SU CUERPO Y DE LAS CONSECUENCIAS DE SALUD DE JULIAN DAVID MURCIA JIMÉNEZ, HERIDO POR QUEMADURAS EN SU CELDA DE AISLAMIENTO, estos casos en la “Unidad de Tratamiento Especial”, más conocida en la cárcel como los calabozos del terror, donde actualmente se encuentran confinados más de 40 compañeros en condiciones degradantes contrarias a la constitución y a los tratados internacionales firmados por el Estado.

Hemos denunciado en reiteradas ocasiones las deplorables condiciones de cautiverio a las que son sometidos nuestros compañeros como son: Permanecer las 24 hora del día en una celda de 3×2.5 metros cuadrados, sin agua potable, sin ventilación, sin hora de sol diaria, con mala alimentación, sin comunicación constante con sus familias, sin posibilidades de trabajar o estudiar, expuestos a temperaturas que alcanzan los 40°, a zancudos, moscas; sin útiles de aseo personal y en un ambiente hostil y degradante de la condición humana. Pero esto no es todo, sometidos a la tortura física y psicológica, a garroteras (matoneo de la guardia del Inpec), al uso indiscriminado del gas pimienta, choques eléctricos y la omisión al llamado de AUXILIO Y SOCORRO por parte de los internos enfermos y de casos como es el incendio de la celda.

Estas deplorables condiciones de encierro y tortura PERMANENTE (calabozos nazis en pleno siglo XXI) han llevado a varios de nuestros compañeros a aplicarse la eutanasia, incendiando la celda, lo que se convierte en una salida mortal por varias razones, una es la indiferencia de la guardia para atender a los enfermos, a los internos se les niega el servicio médicos, se cortan o se incendian para que los saquen. otro aspecto es que no cumplen o atienden a tiempo el llamado de auxilio y socorro cuando esto ocurre, por esa razón cuando el interno se incendia en la celda, el apoyo llega demasiado tarde, como fue el caso de DARWIN. Ahora tenemos otro quemado, como es el caso de JULIAN, estos muchachos fueron aislados y abandonados, jamás recibieron atención psicosocial, porque eso acá no existe; el decir de la guardia bajo el mando del Capitán Peña y el director Ricaurte, “es que se corten y se quemen, esas ratas hijueputas no son nuestra familia”.

En medio de esta abrumadora situación, EXIGIMOS AL PROCURADOR GENERAL DE LA NACIÓN, DR ALEJANDRO ORDOÑEZ MALDONADO, para que se pronuncie frente a la SISTEMÁTICA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS POR PARTE DEL ESTADO COLOMBIANO. Basta ya de su silencio cómplice, ya es hora de que se tomen medidas de fondo para solucionar este problema y su despacho es autónomo y tiene la obligación constitucional de garantizar el respeto de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad. Por todo esto, le exigimos verificar la situación de cautiverio de las personas privadas de la libertad del COCUC con carácter de S.O.S. la mal llamada UNIDAD DE TRATAMIENTO ESPECIAL DEL COCUC, que no es otra cosa que CALABOZOS NAZIS EN PLENO S XXI.

En consecuencia solicitamos al despacho de la Procuraduría General de la Nación ordenar el cierre inmediato de los calabozos, mal llamado UNIDAD DE TRATAMIENTO ESPECIAL-UTE, en el Complejo Penitenciario Metropolitano de Cúcuta COCUC; y se ordene verificar el cierre inmediato de los calabozos en todas las cárceles y penitenciarias del sistema penitenciario colombiano.

Solicitamos que una ves realizada la verificación de estos lugares, se informe públicamente la sistemática violación a los derechos humanos en calabozos del nazismo en Colombia.

COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS DEL COCUC.

MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO DEL COCUC.

25 de Febrero de 2016.

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas