Desde el Complejo Penitenciario y Carcelario de Cúcuta, l@s Prisioner@s Polític@s de Guerra de las FARC-EP informamos a la opinión pública nacional e internacional lo siguiente:

Que pese a los avances alcanzados en el proceso de paz en la Habana Cuba entre el gobierno nacional y las FARC-EP donde se han podido firmar importantes acuerdos y se marcha a ritmo acelerado tratando de poner fin al conflicto social, político y armado que por medio siglo ha vivido el país, nuestr@s combatientes en prisión siguen siendo víctimas de violaciones sistemáticas a los DDHH. Poniendo cada día en riesgo nuestra seguridad, al romper los protocolos de seguridad, asistencia y mantenimiento que universalmente están acordados y firmados por Colombia en los protocolos y tratados internacionales y la misma Carta Magna.

Quisiéramos creer que tanto el Ministro de Justicia y del Derecho, doctor Yesid Reyes, así como el Comisionado de Paz Doctor Sergio Jaramillo, y el mismo Presidente Juan Manuel Santos, estuvieran siendo desinformados y/o traicionados por aquellos funcionarios que tienen bajo su responsabilidad los Complejos Carcelarios y la salud de los Prisioner@s Polític@s de Guerra de la insurgencia en Colombia, contra quienes se vienen aplicando los más aberrantes vejámenes, ultrajes y humillaciones físicas y psicológicas, privándonos intencionalmente hasta los más elementales derechos y garantías, no sólo constitucionales sino universales, que por el sólo hecho de existir, en cualquier parte del mundo se le respetaría a un ser humano.

Decimos que quisiéramos creer que el propio Presidente pudiera estar siendo engañado y hasta traicionado en sus esfuerzos por alcanzar la paz, porque ha sido tal la capacidad de mentir y de hacer ver lo que no es por parte los directores y funcionarios del INPEC y Caprecom, que se han convertido en verdaderos profesionales graduados en el arte del engaño, para enredar y hacer aparentar lo contrario, dejando siempre la sensación que la realidad es otra muy diferente a la que se esta denunciando. Es así que, cuando desde el alto gobierno piden información alguna o estadística, acuden a la mentirosa base de datos del SISIPEC, donde todo esta perfecto y nada falla, porque ha sido prearreglado y solucionado con anterioridad en el computador, y si algo queda pendiente, ya tiene la solución en marcha, mientras que el caos, la anarquía y la mediocridad reina en las oficinas administrativas.

Advertimos al señor Presidente de la república, al Ministro de Justicia y del Derecho, así como a la comisión de paz de las FARC-EP, en cabeza de nuestro Comandante Iván Márquez en la Habana Cuba, sede de los diálogos, que hay un plan en marcha para atentar, sabotear y provocar sistemáticamente, especialmente a nuestros Camaradas Coordinadores y dirigentes de las luchas carcelarias del país.

En cumplimiento de ese plan es que han amenazado nuevamente de muerte a varios compañeros, ofertando millonarias sumas de dinero por sus cabezas, como ocurre en el Complejo de Cúcuta, para quien asesine, garroteé o puñaleé a nuestros camaradas, o les hagan la vida imposible con fino cálculo provocador contratando a terceros, especialmente internos psiquiátricos, drogadictos o con enfermedades terminales como VIH, entre otros.

Tanto nuestra comisión de paz, como el gobierno nacional deberán conocer la realidad de lo que esta pasando al interior de las cárceles con L@s Prisioner@s Polític@s de Guerra de la Insurgencia, para evitar que nuevamente se conviertan las cárceles en verdaderos campos de batalla, provocadas por los directores militares, quienes están aplicando abiertamente su doctrina de guerra contra L@s Prisioner@s de L@s FARC-EP en todo el país. Y más cuando las mal llamadas FF.EE del INPEC como el CORES y el GRI, tienen licencia operativa para torturar, destrozar todo tipo de elementos, hurtarlos o decomisarlos en completa impunidad, actuando como verdaderos grupos paramilitares adscritos al INPEC, o simplemente mercenarios que operan por contrato a nivel nacional, los mismos que vende sus diabólicos “servicios” a particulares o terceros pero también cobran por garrotera, gaseada, torturada o traslados, cuando algún particular lo requiere en otro lugar, lo mismo que por el hurto de las agendas telefónicas de nuestros camaradas por petición de un fiscal, alto mando militar, policial, paramilitar o político que lo solicite, para armar los falsos positivos contra inocentes o líderes de las organizaciones sociales y demócratas del país. Es tal su sanguinaria actuación que se quejan de no poder cambiar sus escudos, bastones, pimienta y las pistolas de descargas eléctricas por las reconocidas hachas y motosierras asesinas de los muchachos del doctor Uribe, como dicen los del GRI, cuando descargan todo el salvajismo contra las prisioner@s que participen en huelga o desobediencia por pacífica que sea, todo ello, con la bendición del director general del INPEC, Brigadier General Jorge Luis Ramírez Aragón.

¿Qué nos puede responder el señor Ministro de Justicia o el Presidente Juan Manuel Santos a quienes enfrentamos esta repugnante y reprochable actuación de sus subalternos?

Bajo ese patrón de conducta fue que el día 29/Nov/2015, a las 18:15 horas, un comando paramilitar del GRI, y carceleros adscritos a la compañía azul, que se encontraba de servicio en ERON PICOTA Bogotá en operativo contrainsurgente, se tomaron por asalto la celda #46 donde se encontraba nuestro camarada Rene Nariño, a quien después de esposarlo con las manos a la espalda y tumbarlo al piso, fue torturado con golpes, patadas y todo tipo de irrepetibles insultos, mientras era bañado en gas pimienta junto a otros dos internos para cobrar venganza por su condición de digno dirigente y prisionero político de las FARC-EP activo en la heroica jornada de la desobediencia pacífica y huelga de hambre llevada a cabo del nueve al veintiséis de Noviembre del 2015, por mil quinientos de nuestros combatientes en 20 cárceles del país. Según los torturadores, Cabos Durán y Sánchez, estaban cumpliendo órdenes estrictas del Brigadier General Jorge Luis Ramírez Aragón, director general del INPEC.

Por las mismas razones y bajo el mismo trato el día 26 de Noviembre, día de cierre de la jornada humanitaria, también fue torturado en Palogordo el camarada Fredy Tobías Polanco, con TD: 4841, por el dragoneante Elkin Lozano en el área de sanidad, cuando acudía en busca de suero al no haber sido asistido durante varios días de huelga de hambre junto a los demás camaradas, sin tener en cuenta que escasamente podía caminar, producto de la fatiga y esposado en completa estado de indefensión.

En el Complejo de Jamundí, Valle del Cauca, haciendo uso de las conocidas marrullerías del INPEC y justificando controlar una supuesta riña entre dos internos, también fueron gaseados los camaradas que se encontraban en huelga de hambre y llevados dos a los calabozos como represalia y castigo.

En Popayán no ha sido la excepción, ya que por las mismas razones y con los mismos argumentos, fueron conducidos 30 compañeros a los calabozos de castigo por participar activamente en la desobediencia pacífica nacional.

Por todo lo anterior, queremos dejar clara constancia histórica ante el mundo, que no hemos sido nosotros los Prisioneros Políticos de Guerra de las FARC-EP quienes hemos empezado esta nueva etapa de confrontación o guerra directa al interior de las cárceles. Sino que por el contrario, somos víctimas de la represión oficial, y de no tomarse serias y urgentes mediadas por parte del presidente Juan Manuel Santos, nos veremos obligados a responder para defender la vida y nuestra integridad, porque no estamos dispuestos a seguir dejando mancillar nuestra dignidad revolucionaría ni el honor político militar de soldados bolivarianos.

Que amamos la paz y la libertad, pero jamás renunciaremos a nuestros principios ni al digno derecho de defendernos del salvajismo aplicado por los verdugos del régimen, y por lo tanto, responsabilizamos al gobierno nacional por lo que pueda ocurrir en adelante.

Por último, dejamos constancia que no es que estemos en contra del proceso de paz ni de lo allí acordado, pero que si advertimos la inminencia de una innecesaria confrontación intramural de no parar la orden impartida a sus hombres por el histérico e intransigente Brigadier General Jorge Luis Ramírez Aragón, director general del INPEC.

Por lo mismo, es que ponemos en alerta a todas nuestras unidades en las cárceles del país y llamamos a las células políticas, escuadras, guerrillas y compañías de Prisioneros Políticos de Guerra de la insurgencia a elevar nuestra disciplina proletaria militar y tomar urgentes medidas de seguridad, que evite las muertes y/o más atropellos contra nuestr@s combatientes en todas las cárceles del país.

Reiterando nuestra total subordinación al E.M.C. Y al Comandante En Jefe de las FARC-EP, Camarada TIMO LEÓN JIMÉNEZ.

COMPAÑÍA AMIR DUQUE DE PRISIONEROS DE LAS FARC-EP.
2 de diciembre de 2015.

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas