Los prisioneros políticos y prisioneros de guerra del Establecimiento penitenciario ERON Picota, Bogotá, denunciamos ante la opinión pública, al Estado Colombiano, su institución INPEC y la entidad CAPRECOM, por los hechos de tortura, trato cruel, inhumano y degradante en contra de nuestro compañero EDINSON MARTINEZ LEON, recluido en el dicho establecimiento, y por la negligencia y el carácter inhumano de los organismos ya mencionados e inasistencia en salud.

Edinson está en riesgo inminente de perder una de sus extremidades inferiores la cual presenta estado de infección crónica tras ser herido con proyectil de arma de fuego, capturado y tratado bajo la concepción de enemigo interno por el INPEC.

A pesar de su deplorable estado de salud, el INPEC incumplió con remitirlo al Hospital Simón Bolívar el día 23 de septiembre para recibir tratamiento médico. Diez días más tarde el INPEC nuevamente incumple esta vez con el horario de remisión, trasladándolo varias horas después al centro hospitalario. Estando allí, un médico indicó que si no era tratado antes de un mes, tendrían que amputarle su extremidad inferior.

Se han agotado todos los recursos jurídicos, tutelas y desacatos ante los entes de control y disciplinario, sin resultados positivos por parte del Estado colombiano.

Hacemos responsables ante los organismos nacionales, internacionales, la opinión pública, Organizaciones promotoras y defensoras de derechos humanos, al Estado Colombiano y a su institución INPEC, por lo que pueda pasarle a nuestro compañero de no ser atendido de manera especializada en la inmediatez del tiempo.

Aquí, como en otras ocasiones, se están violando los protocolos de Ginebra, la declaración universal de los derechos humanos de la ONU, la constitución nacional y los mínimos humanitarios de cualquier Estado que se proclame social y de derecho.

Hacemos un llamado a todos a que contribuyan con todos los mecanismos que estén a su alcance, para hacer que cesen los actos de tortura en nuestra contra y se solucionen de manera inmediata este tipo de situaciones inhumanas con nuestros enfermos, heridos y lisiados. De lo contrario, tendremos que acudir a medidas de hecho, protestas y huelgas masivas de hambre.

Prisioneros políticos y prisioneros de guerra, ERON Picota, Bogotá

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas