Hoy, desde las lamentables condiciones que sufren, no sólo los humildes de colombianos en el territorio nacional, sino también las sufridas por las víctimas de la pobreza hechas víctimas una vez más del sistema judicial colombiano, y de contera,confinadas en los pavorosos panópticos de la degeneración, tortura y muerte del ser humano, que han hecho, no casuísticamente, del sistema penitenciario y carcelario del país, queremos a través de estas sencillas pero sentidas líneas, enviar un saludo a este encuentro.

Reconociendo la importancia para la nación, la confluencia necesaria de todas y todos alrededor de La Paz, derecho síntesis, postulado del bien político supremo, el buen vivir, el estar mejor, en armonía y respeto para con nuestro hogar, el único hoy posible, la madre tierra, señalamos que la materialidad, legitimación y factibilidad de los distintos procesos y decisiones que incumben la vida de todas y todos con nuestro hábitat, sólo son posibles a través precisamente de espacios como estos. No de decisiones corporativistas motivadas por intereses privados bajo lógicas enclaustradas en los límites aún de la modernidad.

Pero aunque parezca un tanto enrarecido, los temas aquí por ustedes tratados, también tienen que ver con lo indicado en las primeras líneas del presente saludo.

El régimen penitenciario colombiano se ha convertido en sinónimo de muerte para la población de origen humilde privada de la libertad. Aquí están hablando de políticas públicas para la paz, las cuales llegarán en un futuro a convertirse en políticas comunitarias para la consolidación de la paz, para la reafirmación de la vida.
Y quienes estamos tras los muros de la degradación, estamos hoy gritando por la Paz y La Vida, a través de una jornada de movilización y protesta pacífica en 18 cárceles y penitenciarias del país, la mayoría de ellas, bajo huelga indefinida de hambre.

Decimos que por la Paz y la Vida, pues el objetivo de esta lucha humanitaria es lograr, en el marco de los Diálogos de La Habana Cuba, que el Gobierno Nacional por medio de las herramientas jurídicas vigentes como gesto recíproco de paz, libere a nuestros compañeros y compañeras en grave estado de salud, lisiados y heridos de guerra, madres gestantes y lactantes, por estar en condiciones incompatibles con la prisión entre las causas ya mencionadas.

Por tal motivo, y ante el silencio de la rama ejecutiva estatal, hacemos un llamado a todas y todos los presentes a hacer de sus buenos oficios caminos de paz, de reconciliación, caminos de esperanza y de vida; en solidaridad con esta lucha humanitaria la cual completa hoy diez días, con decenas de huelguistas sin atención médica alguna y en estado avanzado de deshidratación.

En medio de la oscuridad, la esperanza recorre los pasillos de la prisión!

Un abrazo fraterno a ustedes lleno de agradecimiento por su atención.

Prisioneros Políticos de Guerra
FARC EP
ERON PICOTA BOGOTÁ

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas