“Mírame, madre, y por tu amor no llores:
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas,
Tu mártir corazón llené de espinas,
Piensa que nacen entre espinas flores.”
JOSÉ MARTÍ

“ Recordando un día, como tantos otros, uno para hacer memoria y preguntarse (donde está mi vientre leal?)…el vientre leal, la madre, está preparando desde las 4 de la mañana la comida que piensa llevar ese domingo a la cárcel, se acuerda de lo que más le gusta, el arroz, la carne, los panes….bueno, todo depende de como ese día este la guardia jodiendo por la comida, y empaca cuidadosamente en bolsitas individuales cada cosa y los junta en un recipiente, que no es el que ella quisiera, si pudiera, llevaría más, es uno que compró afuera del centro de reclusión por que tiene unas medidas especiales.

Luego se alista, y piensa en ponerse hermosa, aunque a veces, la tristeza y el dolor, no de ver a su “bebe” en ese lugar, sino de salir sin su tesoro hacia las 3:30 pm o 4 que a fuerza mayor debe irse, ese recuerdo a veces no la deja preparase como quisiera.

Sale de su casa con tiempo, por que la cita de entrada es hasta cierta hora, y si no logra llegar, no hay ningún chapulín colorado que le ayude, para que ella, nuestra heroína, pueda con sus brazos y amor, abrazar con nosotros nuestras ansias de libertad.

Hay que hacer la fila, a veces soportando el inclemente sol o el paralizante frio, sólo por la cita con lo más importante en su vida, esa criatura que hace ventipico de años ella escuchaba llorando de hambre y ahora escucha gritar por la vida.

Ella en lo más profundo comprende que su hijx no es un delincuente, ni lo que dicen que es, el sólo no se conforma con vivir una vida común, donde no importe más que su propio bienestar, y siempre le recuerda a su madre que “el camino es largo y para vencer hemos nacido”.

Mi madre no lo entiende así, cree que debería conformarme con tener muchas cosas materiales, no la culpo, ella sólo quiere que yo sea feliz, y seguramente piensa que luego de estar acá, lo que me espera es volver a su nido y no salir nunca de allí.

Así, pasa cada ves que puede venir a verme en este lugar, mi madre dice que si ella pudiera, viviera conmigo, así fuera tras estas rejas, que lo único que detienen es mi cuerpo, pero mi mente, está todos los días con esos hombres y mujeres, valerosxs guerrerxs, insignes, incansables, desprovistos de duda, que de seguro, yo se que si, piensan en mi y tienen confianza en que algún día, nuevamente, estaremos caminando, ranchando o simplemente contándonos, lo que hicimos durante este tiempo que dejamos de vernos, seguro me preguntarán por mi mamá…”

Aún existe en nuestra historia, la de una mujer que no se ha contado, no porque no tenga nada que decir, por el contrario, tiene mucho que contar, y es la de ellas, nuestras madres, las madres de lxs prisionerxs politicxs, esa mujer que tras la sombra del dolor y la esperanza ,pacientemente espera el día, con amor, con paciencia y a veces con reproches, que luego de un rato terminan por olvidarse.

A ellas, nuestras madres, insignes y combativas dadoras de vida y esperanza, nuestro más alto respeto y admiración infinita, nuestros abrazos armados de su amor, y en nuestras manos su corazón, que vive con nosotrxs tras las rejas.

Salud!

MEC

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas