Por: Julio Pulido / Oficina de prensa Marcha Patriótica

Cantos campesinos en las voces de negros chocoanos, productos agrícolas del altiplano boyacense y carteles alusivos a la agonía del campo fueron la escenografía dispuesta en un espacio poco convencional para una rueda de prensa. El jueves 8 de agosto sobre la Avenida Jiménez con 7ª, frente al Ministerio de Agricultura, fue presentado el Pliego Nacional de Peticiones Agropecuarias y Populares de la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA).

El 8 de agosto, once días antes de iniciar el Paro Nacional Agrario y Popular, que hoy completa más de una semana, se presentó y radicó un pliego construido por las organizaciones que hoy mantienen paralizados por lo menos 16 departamentos. De esta rueda de prensa se dijo poco, y del pliego se ha dicho menos, hasta el momento ha pasado por alto en los comunicados y alocuciones de ministros y presidente.

La “renuencia del gobierno nacional a establecer un escenario de diálogo con las organizaciones sociales”, denunciado en el pliego de la MIA, sigue siendo hoy un hecho palpable que acrecienta la crisis nacional.

Una mentira que visten como verdad

Las últimas declaraciones presidenciales de iniciar diálogos con voceros paperos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño presentan un engaño: el Paro Nacional NO se está negociando en su totalidad, “el 80% de quienes estamos en paro seguimos esperando que el Gobierno Nacional se siente a dialogar” dice Luis Eduardo Betancourt de la Mesa de Unidad Cívica y Popular del Oriente Colombiano (MUCAPOC)

La MIA, en su último comunicado, saluda la instalación de una mesa de negociación ente el gobierno Santos y los cultivadores de papa de Boyacá, Cundinamarca y Nariño, sin embargo hacen un llamado al presidente de la república para que instale una Mesa Nacional que permita llegar a acuerdos con las comunidades que en 16 departamentos se están movilizando y que se encuentran aglutinadas en la MIA. En el comunicado 003 reiteran su disposición al diálogo y la intención de mantener la decisión de continuar con el PARO NACIONAL AGRARIO Y POPULAR CON CARÁCTER INDEFINIDO. Leer comunicado 003

La MIA, representante de uno de los sectores en conflicto

La Mesa Nacional Agropecuaria de Interlocución y Acuerdo (MIA), tal como la define uno de sus voceros “es un conglomerado de organizaciones sociales y populares que conforman un espacio para hacer interlocución ante el gobierno”. Es un espacio que recoge acumulados organizativos importantes como Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO), la Asociación Campesina del Guaviare (ASCALG), la Asociación Campesina de Arauca (ACA), la Mesa de Unidad Cívica y Popular del Oriente Colombiano (MUCAPOC), entre otras organizaciones de base, juntas de acción comunal, cooperativas productivas, asociaciones y consejos comunitarios que suman más de 300 en todo el país y tienen una capacidad de movilización suficiente para mantener 16 departamentos en completa anormalidad.

La MIA mantiene movilizaciones y toma de carreteras en diferentes puntos de los departamentos de Antioquia, Boyacá, Caldas, Arauca, Cauca, Caquetá, Cundinamarca, Valle del Cauca, Huila, Tolima, Nariño, Santander, Putumayo, Guaviare, Meta y Chocó. Es, por su naturaleza unitaria, el sector más fuerte dentro de la actual situación de conflictividad social que, a pesar de su negación por parte del Gobierno Nacional, continúa en ascenso.

A la existencia de la MIA se suman las centrales obreras CUT, C.T.C., C.G.T, organizaciones sectoriales como la Asociación Nacional de Trabajadores Hospitalarios (ANTHOC), la Asociación Nacional por la Salud (ANSA), la Federación Nacional de Educadores (FECODE), la Asociación de Camioneros de Colombia (ACC), plataformas políticas como la Coordinadora Agraria Nacional (CNA), la Coalición de Movimientos Sociales (COMOSOCOL) y movimientos políticos como la Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos.

Indignación nacional

Una semana de paro en todo el país ha caldeado los ánimos de colombianos que han salido a pronunciarse a favor de los campesinos, trabajadores de la salud y del transporte. Desde mensajes masivos por redes sociales hasta cacerolazos simultáneos en todo el país han exigido soluciones reales a un problema que ha hecho parte de la mayoría de conflictos en Colombia: el del agro.

En las ciudades el rechazo al trato policial y militar que el Gobierno le ha dado a la protesta social ha sido evidente. Grandes y espontaneas movilizaciones han rechazado los asesinatos de campesinos, las agresiones a la población, los ataques a periodistas alternativos y la detención de líderes sociales.

Al respecto la Mesa Nacional Agropecuario de interlocución y Acuerdo (MIA) ha considerado como una acción provocadora y revanchista frente a la contundencia del Paro Nacional, la detención de Huber Ballesteros, integrante de la MIA, vicepresidente de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO), miembro de la Junta Patriótica Nacional de Marcha Patriótica y del Comité Ejecutivo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

El paro continúa

Mientras Santos niega la existencia del paro, 16 departamentos continúan con dificultades de movilidad, las grandes ciudades ven desfilar miles de personas que exigen soluciones y se siguen conociendo pruebas del exceso de fuerza contra los manifestantes.

Los sectores en paro mantienen su disposición de avanzar en el proceso de diálogo e interlocución, y la MIA llama a instalar una Mesa Nacional de Negociación sobre los temas planteados en el pliego nacional de peticiones radicado el 8 de agosto ante el Ministerio de Agricultura.

0 Comentarios

Contesta

CONTÁCTANOS

Tienes algún comentario? ¿Alguna pregunta? ¿Tienes simplemente algo que contarnos? Escríbenos y te responderemos lo más pronto posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas